Es importante comenzar a utilizar protección ocular adecuada, a una edad temprana, para proteger tus ojos de años de exposición a los rayos UV. Al utilizar lentes oscuros, reduces el riesgo de enfermedades oculares y tumores que puedan causarte ceguera. Estas son algunas de las enfermedades visuales que puedes evitar con el uso de gafas de sol:

  • Catarata y cánceres oculares: cada vez que tomas el sol sin protección para tus ojos, aumentas el riesgo de desarrollar enfermedades graves. Los bebés y los niños deben usar sombreros y protección ocular por esta misma razón.
  • Los crecimientos anormales en el ojo como el pterigión; los surfistas, los esquiadores, los pescadores, los agricultores y otras personas que pasan largas horas bajo el sol del mediodía o cerca de ríos, océanos y montañas, están en riesgo.
  • La ceguera por la nieve: es una forma de fotoqueratitis que puede desarrollarse rápidamente después de la exposición a los reflejos UV de la nieve, el hielo, la arena o el agua.[1]

Si presentas síntomas como ojo rojo, lagrimeo, resequedad ocular, comezón, secreción verdosa, acude a una consulta con el oftalmólogo para determinar el padecimiento y el tratamiento.  La exposición al sol, al aire acondicionado y a la contaminación por tiempo prolongado, ocasionan irritación continua en los ojos, además favorecen la aparición de conjuntivitis, carnosidad y síndrome de ojo seco.[2]

[1] Asociación Americana de Oftalmología. El sol, la luz, ultravioleta y sus ojos. Información disponible en:

 https://www.aao.org/salud-ocular/consejos/el-sol-la-radiacion-uv-y-sus-ojos

[2] Instituto Mexicano del Seguro Social. Recomienda a la población proteger sus ojos durante la época de calor. Información disponible en:

http://www.imss.gob.mx/prensa/archivo/201803/076

Ir al contenido